POUPOU..PIDOU!!

Podría ser cualquier persona en cualquier otro lugar, pero estoy tumbada en el sofá viendo la vida de los demás en películas maravillosas o no tan maravillosas pero que simplemente permiten que siga pasando el tiempo sin más. Cada día, sin faltar uno fantaseo con que la vida me tiene guardada la sorpresa de que puedo pedir tres deseos, por supuesto los sé perfectamente, siempre los repito, de hecho los calculo con mucho cuidado para exprimirlos al máximo:

El primero; Le diría ser física y mentalmente como yo le describiera a continuación (y le comenzaría a relatar una tras otra, todas mis ideas sobre la perfección física, mi edad: 23 años, entonces comienzo con mi aspecto, después la salud y por supuesto, una nula predisposición a engordar…y como no, ser el máximo exponente de ser humano perfecto a nivel mental según mis gustos y por supuesto extremadamente inteligente y lista, muy lista...)

El segundo: Disponer de una fuente inagotable de dinero que me llevara a no tener que pensar en el puto dinero nunca más, y el tercero y más importante…volver a cumplir 23 años todas las veces que quiera.

Un bucle interminable de perfección, hasta cuando yo decida dejar de volver a empezar… Vivir eternamente entre los 23 y los 45 años, triunfar de todas las maneras habidas y por haber, o no hacerlo porque me apetezca pasar desapercibida, una vida de aventura, otra de depravación, otra de desidia, otra de estrella del rock, otra de escritora de novelas negra, otra de restauradora, otra de médico, otra de abogada, otra de juez… Una y otra vez viviendo mil vidas distintas.

Todas pasan por mi cabeza, mientras estoy en el sofá y activo mi derecho al bucle mientras veo por ejemplo, una película francesa de una pobre chica que es la reencarnación de Marilyn, con todo lo que eso conlleva…

Puedo ser cualquier otra persona en cualquier otro lugar, solo tengo que activar en mi derecho el bucle y ya está…adiós vida insulsa y sin emoción, adiós estos años mal llevados que me anuncian una decadencia terrible hacia la desidia y la enfermedad.

Oh si, cuando tenía 23, empezó mi vida y ha sido desenfrenada, llena de mil experiencias, pero he tenido que luchar tanto, he tenido que vivir tan esclava del puto dinero, que no he podido exprimir nada, alargar ninguna satisfacción…Pero ya he encontrado la forma, ya sé como hacerlo…solo falta que un día de estos, muy pronto…aparezca el maldito genio de los cojones! Y todo comience a ser…perfecto..Poupou…pidou!

Sue D. Marín

4 comentarios:

Freia dijo...

¡Jué, Susi! ¡Qué alegría que postees de nuevo!

Espero que te vaya todo requetebién. Un abrazo y un eso gordos y un achuchón a Lucas.

Paz

Freia dijo...

Un eso, no. Un beso... Muchos besos.

SUE dijo...

Gracias amore... Bueno posteo cuando me vvienen a ver las musas en un relato corto ya sabes...lo mío son las canciones... pero de vez en cuando la musa se extiende algo más que en la letra de una canción jeje Besos amore...muchos besos

Marta dijo...

Buena entrada. Muy interesante. ^ ^
Me ha gustado mucho!!
Un abrazo.

http://vivoenunmongui.blogspot.com/

Ojos que se prestan a pasar por aqui